Entidad colaboradora:

logo
Los viajes en familia son una de las actividades familiares que más nos gustan, disfrutar de una forma relajada de esos momentos de ocio, donde todos los miembros de la familia nos recuperamos de los duros meses de trabajo y estudio. 
 
Cuando planificamos un viaje familiar, lo primero que hacemos es  elegir el destino, buscamos el vuelo si hace falta y reservarmos el alojamiento, ahora esta última parte es mucho más fácil gracias a la webs dedicadas a la búsqueda de vuelos y hoteles, gracias a ellas ya no tienes que estar llamando a cada hotel para pedir disponibilidad y precio, nuestra web preferida es el buscador de hoteles Expedia.es por lo cómoda e intuitiva que resulta.
 
Una vez elegido destino y hecha la reserva llega la mejor parte, que es disfrutar de nuestro viaje en familia y de los beneficios que nos aporta que bajo nuestro punto de vista son los siguientes
 
1-. Toma de decisiones y negociaciones
Desde el principio del viaje, desde el mismo momento en que tienes tu viaje reservado, o puede que incluso antes, se empiezan a tomar decisiones en donde toda la familia participa, por ejemplo decidiendo que lugares visitar o que actividades haremos cuando lleguemos a nuestro destino
 
2-. Tiempo para interactuar
Durante las vacaciones familiares tenemos más tiempo para interactuar los unos con los otros, hay más tiempo para que los hermanos jueguen juntos, no hay deberes que hacer, no hay máquinas, hay menos distracciones, y más tiempo para jugar, con solo un cubo y una pala, pueden montarse casi unas olimpiadas, todo es cuestión de imaginación
 
3-. Reservar alguna sorpresa
Nos encanta reservar una sorpresa en cada uno de nuestros viajes, una actividad familiar con la que no contaban, y que estamos seguros que les va a encantar, algunas veces hemos hecho espeleología, otras veces hemos ido a un parque de atracciones, a montar en karts... El caso es que ellos no sepan donde van, y de repente se encuentren con la sorpresa, esa carita que ponen, n tiene precio!!

4.- Hacerles sentirse especiales.

Una  de las cosas que más me gusta hacer en vacaciones es dedicar un ratito especial a cada miembro de la familia, aprovechar un par de horas para hacer algo especial solo con uno de mis hijos, en mi caso como somos familia numerosa es un detalle que mis hijos valoran mucho, elegir una de sus actividades preferidas y hacerlas en exclusiva solo con uno de ellos, llevarte a la mayor al rastrillo de la ciudad y dejarla que elija lo lo que quiera, o lanzar dos mil pelotas al de en medio, para que se luzca con sus mejores paradas, son pequeños detalles que les hacen sentirse especiales, aunque sea por un ratito.

5.- Desconectar

Disfrutar de unos días sin máquinas, no hay video consolas, tablets ni ordenadores, dejamos de lado el email, las redes sociales y disfrutamos de un paseo por la playa, un helado y un libro