Entidad colaboradora:

logo

Yo creo que prácticamente a todos los niños les gusta ponerse un delantal y mancharse de harina, y es que la cocina puede convertirse en una actividad familiar de lo más entretenida. Da igual si se trata de una pizza, una ensalada o una tarta, cualquier receta es válida para pasar un buen rato con los peques.

 

El hecho es que esta actividad, además de proporcionarte un buen rato en familia, te da la oportunidad de sacar temas de conversación que quizás en otro momento no te acordarías de mencionarles, como por ejemplo explicarles por qué es tan importante lavar las frutas y verduras, o no romper una cadena de frío, o incluso las propiedades que tiene cada uno de los alimentos, las proteínas, los hidratos de carbono. También puedes repasar mates, porque las recetas siempre utilizan medidas (el doble, 100 gr. ½ kg. ¼ l).

 

Cualquier momento es bueno para empezar a cocinar con ellos, pero hay uno que nos gusta especialmente: cuando se trata de preparar un postre especial o una tarta de cumpleaños. Para ellos tiene un doble aliciente, primero el pasar un buen cocinando en familia, y luego el reconocimiento a un trabajo bien hecho. ¡Madre mía! qué orgullosos se ponen cuando le dices a todos que esa magnífica tarta la habéis hecho entre todos.

Nosotros hemos asistido a un curso de decoración de galletas con fondant, y es como jugar con plastilina ¡os va a encantar!. También hemos decorado algún cupcake (la de la foto es nuestra) y es muy divertido, además están buenísimos.

Os dejamos una buena selección de cursos online baratitos que hemos encontrado en la web Mi plan con hijos para elaborar tartas de cumpleaños y cupcakes ¡tienen una pinta estupenda!