Entidad colaboradora:

logo
El Capricho es un parque situado en La Alameda de Osuna, poco conocido, o al menos no tan famoso como otros. Su nombre viene porque un noble madrileño se lo construyó a su esposa para que está no se aburriera, ahí queda eso, original que era él.
 
En el parque podemos encontrar,  casino, una iglesia, una rosaleda, y hasta un laberinto, todo rodeado de inmensos y majestuosos jardines. Incluso hay un pequeño lago con patitos y cisnes negros.
 
Es un parque diferente,  no hay columpios ni zonas de juego infantiles, no se puede pasar comida, en la entrada hay un torno donde los encargados del parque controlan el aforo. Existe un horario para poder visitarlo. A priori parece todo malo, y sin embargo la visita a este parque merece la pena.
 
Es ideal para un paseo romántico con tu pareja, para aprovechar y hacer una  sesión fotográfica en un entorno incomparable, o para disfrutar de un ratito de tranquilidad lejos del ruido de la ciudad.
 
Sin embargo nosotros fuimos a visitarlo conlafamily por lo que tuvimos que improvisar sobre la marcha, los peques empezaban a ponerse nerviosos, y es que señores míos no se puede enseñar a un niño un laberinto y no dejarle entrar!!! Ese fue uno de los momentos más críticos, los pobres decían, “para que hemos venido aquí si no se puede hacer  nada”. Así que echamos mano de la cámara de fotos y decidimos hacer una sesión de fotos para entretenerlos y funcionó !!. Menos mal que empezaron a relajarse y disfrutar.
 
Así que si no conocéis El Capricho y queréis visitarlo con niños, nuestro consejo, no olvidéis la cámara de fotos y aprovechar el entorno.